Vascos de altos vuelos

10 08 2009

Este artículo sobre mi salió publicado en las sección “Vascos de altos vuelos” del diario “El Correo” en marzo de 2008.

Yo resumiría el artículo con el termino “amplitud de miras”

El artículo, escrito por Matilde Lineo es muy interesante y Matilde es una periodista estupenda, simpática y muy profesional.

«No puedo quedarme en el mismo sitio para siempre»

Después de haber visitado más de una treintena de países, este bilbaíno reside en Hong Kong desde hace dos años

02.03.08 – Matilde Lineo

Condor Andino

Cóndor Andino

Se siente «un ciudadano del mundo». Y no es para menos. Este joven bilbaíno, residente en Hong Kong desde hace dos años, asegura que a lo largo de su vida ha visitado más de treinta países: Estados Unidos, Venezuela, Australia, Singapur, Japón… hasta recalar en China. «He estado en casi todo el mundo», presume. Lo cierto es que desde pequeño le gustó viajar y es un gran amante de los idiomas. Así que llegado el momento, decidió que debía conocer otras culturas, ampliar sus horizontes personales y profesionales, y «sentir que las fronteras son de humo». En fin, un valiente aventurero.

Ya en sus años universitarios, cuando quedó primero de su promoción, se animó a pasar un curso de Erasmus en Alemania, lo que significó «multiplicar» las oportunidades profesionales. Después, cuando concluyó la experiencia, la curiosidad y las ganas de conocer ya le habían picado lo suficiente como para no parar. Así que se fue a Francia, «porque me apetecía conocer el país». Allí comenzó a trabajar para France Telecom, una empresa en la que ejerció como ingeniero de investigación y desarrollo. Después, ya en París, pasó a una gran compañía dedicada al tratamiento de agua potable del grifo.

Al mismo tiempo, conoció a una estudiante china de la que se enamoró y, cuando le nombraron coordinador de proyectos informáticos en la zona Asia-Pacífico, no lo dudó. El amor y el trabajo le guiaban hasta el gigante asiático. «Es un empleo interesante porque me permite viajar mucho. Vivo en Hong Kong, pero voy de aquí para allá, de manera que conozco prácticamente todos los países de Asia Oriental». Es comprensible que, al menos de momento, no se plantee regresar. «Tengo previsto seguir viviendo en China unos años más. Además, he estado en tantos lugares que ya no puedo quedarme en el mismo sitio para siempre», confiesa. 

Amplitud de miras 

Pedro está perfectamente adaptado a la sociedad oriental. Es feliz con la vida que lleva y se siente a gusto. «Los extranjeros en China somos admirados. La verdad es que nos tratan muy bien», revela. Y no vacila a la hora de recomendar la experiencia. «Cuando no has salido nunca de casa se ven las cosas de manera más automática. En cambio, el viajar te proporciona amplitud de miras, de mente. Yo, por ejemplo, cuando llego a un nuevo lugar siempre asumo que no sé cómo van a resultar las cosas», relata. Una declaración de principios en toda regla.

Aunque si este bilbaíno tiene que destacar «algo negativo» del gigante asiático, lo tiene bastante claro. «¿La contaminación que hay es monstruosa!», exclama tajante. Y asegura que el cielo de Bilbao es algo que echa de menos. «Aquí no lo ves de ese color tan azul por ningún sitio», desvela el ingeniero. 

A pesar de que no tiene en mente la vuelta al País Vasco, sí tiene previsto estrechar lazos profesionales con Bilbao. «Toda la vida laboral la he hecho fuera de allí, así que ahora me gustaría tener algún tipo de conexión», concluye. Lo intentará, a ver si lo consigue.

«Entré en un bazar chino de Bilbao y les hablé en mandarín»

Completamente alucinados. Así se quedaron los comerciantes que regentan un ‘Todo a cien’ en la capital vizcaína cuando Pedro [...] se dirigió a ellos en su propio idioma. Seguro que nunca se hubieran imaginado que les podría ocurrir algo así. «Hace un tiempo entré en un bazar chino en Bilbao y les hablé en mandarín. ¿Se quedaron muy sorprendidos!», revela el bilbaíno. La conversación que mantuvieron fue muy sencilla. «Me contaron de dónde venían, me recomendaron que visitara su ciudad… Hablamos sobre cosas muy normales. ¿Me miraban raro! Supongo que era el primer occidental que se dirigía a ellos en mandarín», revela.

Y es que los idiomas nunca han supuesto un problema para Pedro. «Soy trilingüe. De hecho, domino el inglés, el francés y, por supuesto, el castellano», sostiene. Pero aquí no acaban sus conocimientos lingüísticos. «Hablo alemán fluido, el euskera tendría que revisarlo y controlo el mandarín a nivel conversacional. Las reuniones de trabajo las hago con un traductor, pero en la comida posterior me desenvuelvo en esta lengua», asegura. Todo un profesional.

Imagen: cóndor andino del parque nacional de Calilegua (Argentina). He tomado la imagen de esta página.


Actions

Information

One response

11 08 2009
Iratxo

Eres un grande…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Connecting to %s




Follow

Get every new post delivered to your Inbox.